Comentarios

» Comentarios de Aldo Tabone

El gobierno debe cesar de impedir el desarrollo de los pueblos indígenas dentro de su propio proyecto civilizatorio. Debe despertar del letargo asistencialista que dicta la pauta de sus acciones con respecto a las comunidades campesinas e indígenas y debe crear las condiciones para que estas salgan adelante respetando sus patrones endógenos de desarrollo. La sociedad en general debe volverse más receptiva y abrirse a las alternativas que ofrece el cultivo del maguey y los recursos autóctonos de México, para lograrlo es necesario que desarrolle su capacidad de discernir más allá de las opciones que imponen los medios masivos de comunicación. Los recursos naturales autóctonos podrían desempeñar un papel fundamental para el futuro económico de México, el cual no depende de fórmulas mágicas importadas, ni de recetas impuestas por algún organismo económico mundial. Es necesario voltear hacia aquellos recursos que se encuentran en estado de latencia, los que resisten para no desaparecer y las personas que los desarrollan impulsados por un anhelo milenario a “seguir siendo” y no diluirse en la vorágine anónima de la sociedad de consumo. Es en productos como el maguey donde se encuentra la clave para un auténtico desarrollo, ya que son poseedores de un potencial único con el cual es posible competir como país a nivel internacional. Para activar este potencial es necesario que sean reconocidos aquí mismo y que sean considerados como herencia y semilla para el futuro. Si insistimos en tener la mirada en otro lado y descuidar la tierra en la que estamos parados, estaremos condenados a seguir tropezando en la carrera por salir adelante como pueblo.

Tomado de la tesis Perspectivas y supervivencia del maguey pulquero en el siglo XXI

» Comentarios de Francesco Taboada Tabone

El maguey es y ha sido compañero fiel de los mexicanos que en verdad lo son. Símbolo eterno de México que ha estado al lado de Cuauhtémoc, de Guerrero y de Zapata. Hoy nuevamente tus pencas se abren para mostrarnos el camino hacia la liberación de nuestro pueblo.

» Comentarios de Fernanda Robinson

Durante las temporadas de investigación que pasé en el Valle del Mezquital pude comprobar la importancia que ha tenido el maguey en el desarrollo del pueblo hñähñu. De esta planta dependía su supervivencia hasta hace a penas algunas décadas. Como todos los pueblos originarios del mundo, que saben adaptar los recursos naturales a sus necesidades de sobrevivencia y al mismo tiempo vivir en armonía con el medio ambiente, los hñähñu aprendieron a transformar el maguey en casa, vestimenta, alimento y placer. Desarrollaron un cuerpo de conocimientos que fueron transmitidos, a lo largo de varios siglos, de padres a hijos. Hoy en día estos conocimientos ancestrales se van perdiendo cuando la educación formal sustituye al conocimiento comunitario, cuando la televisión invade el espacio de las conversaciones familiares, cuando los productos industriales y la cultura del consumo imperan sobre los productos naturales y renovables, cuando la urbe invade el campo… El deseo de que se conserven esos saberes ancestrales, el maguey y los productos derivados de él, es lo que nos motivó a filmar la película documental Maguey.